Domingo, 17 de Enero de 2016

De Víctor Hugo Mazzeo

TEATRO TEAGRUPO

Cuando aparece el Rocío del Alba se develan las ausencias que vaciaron el alma de los que quedaron.
Al Alba el Rocío retorna con la Dulce inocencia de la vida y la sonrisa de un payaso. El tiempo todo lo guarda, nunca lo borra y la memoria nos abre miles de puertas que no debieron estar cerradas, para gozar en el umbral de las utopías de la verdad, que aunque ausente, trágica, dolorosa, triste o ironicamente grotesca, pero sobre todo pura, nos devuelve las pasiones púrpuras.





e-planning ad