Jueves, 21 de Enero de 2016

De Carlos Vallejos

Grupo 8 PIRAMIDES

La historia de “Piano de Juguete” transcurre en la actualidad, en el marco de un pueblo de provincia, y tiene como protagonistas a un grupo de seres que un día - por esas trampas del azar- se ven compelidos a tomar conciencia del sitio en que están parados en la vida.

Sucede que una jornada como tantas, Jorge y Marga, su mujer (dueños de la tienda en que se desarrolla la obra), reciben la visita de Darío un viajante de comercio. A poco de llegar y en tren de confidencias, el hombre comenta que su gran pasión es la fotografía y que el corretaje lo hace por estricta necesidad. El tendero, a su vez, le confiesa que, pese a ser pianista y compositor, también él –al formar una familia- tuvo que renunciar a su verdadera vocación, conformándose con la compañía de un humilde piano de juguete.

A ese desencuentro entre lo ideal y lo posible se suma Marga, quien deja trascender una incurable nostalgia por su pasado de actriz, en especial de la época en que interpretara a Nora en “Casa de Muñecas”.

Tal contexto opera como detonante, y un día que prometía ser como todos, se puebla de pronto de oscuros y amenazadores interrogantes. Pero quizá, tanto el matrimonio como el viajante hubieran seguido aferrados a sus rutinas hasta el fin de sus días, de no ser por la llegada de Lito , antiguo compañero de Marga del tiempo en que todo el pueblo vibraba viéndolos interpretar el clásico de Ibsen.

Vencido, desilusionado, declamando un discurso escéptico y a la vez superado que ni él mismo se cree, Lito vuelve al pueblo para quedarse. Es entonces cuando ya nada logra frenar ese torbellino de pasiones en sordina que - tras poner a prueba entrañables vínculos y lealtades- nos muestra que hay principios en la criatura humana que son inalienables.





e-planning ad