Jueves, 19 de Enero de 2017

De Cecilia Propato

Y tendrán memoria… Perderán la caricia, el beso…
Pero tendrán memoria.
Perderán la justicia, perderán la humanidad…
Pero tendrán la memoria.
Perderán la mirada de sus hijos, perderán hasta la capacidad de soportar(se)...
Pero aún les quedará La Memoria.

Luisa todavía espera a su nieto quiere celebrarle su cumpleaños, hace más de veinte años que no se lo celebra, o hace 15?... ¿o dos?... no lo recuerda tiene la memoria quebrada, pero aún quebrada sigue siendo memoria…
Francisco quiere recordar a Román y solo lo olvida… Ella en cambio lo construye en la memoria y Francisco con su memoria también quebrada, lo destruye, para que ella lo vuelva a construir.
Pero Francisco que ya no quiere recordar más, junta sus últimas fotos, sus últimos fragmentos del pasado y se las entrega a Luisa para que ella los guarde en su memoria… mientras ella sigue esperando a Romancito que esta ahí abajo, solo tiene que cruzar la calle… y encontrarse con ella.
Un pañuelo blanco, una calesita que nunca deja de girar esperando que tal vez en una de sus vueltas Romancito la vea y, quizas, vuelva…

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad