Sábado, 12 de Noviembre de 2016

De Valentina Armijo Keller, Daniela Mena

Las autoras pertenecen a la nueva dramaturgia chilena. Recuperando el lenguaje poético y esos personajes al borde de explotar. Llenos de intensidad y dolor, atascados en su propia rueda. El espectador arma su propia "Rueda de la fortuna".
Una obra donde se respira poesía. Proceso de experimentación: cruce entre plástica y teatro; improvisación y dramaturgia.
El espacio es intimista, y nos permite explorar el interior de estos seis personajes, estancados en sus propias obsesiones. Ellos tropiezan. Mientras nosotros observamos.
Buje es la pieza cilíndrica que se encaja en un eje para disminuir su rozamiento. En la obra,
el buje o pieza que une todas estas historias es una mujer exótica. Hay dos mundos contrapuestos: el de esa mujer y el del resto. Personas que desean cambiar su suerte, haciendo girar "La rueda de la vida".
"Para recorrer desde el punto A al B dispongo de 20 minutos, solo 2 minutos de juego. Solo dos minutos en que se habrá escapado la vida. Suspendido de cada perdida camino los 18 restantes."
La obra transita por momentos dolorosos, de suspenso, intimistas y graciosos

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad