Viernes, 15 de Enero de 2016

De Carmen Mehnert

Matar el tiempo o tiempo muerto. Una sala de espera entre el terror prefabricado y el entretenimiento por la tierra del terror. A primera vista parece una sala de espera cualquiera en cualquier lugar del mundo. Diferentes personajes están sentados, esperando, matando el tiempo. Cada uno comparte ese momento de espera con extraños. Pero la sala comienza a transformarse de acuerdo con la situación: una estación de ómnibus, un consultorio, la habitación donde se aguarda para una audición. Un casting comienza y el espacio se abre. Todos están siendo constantemente mirados y en escena se desata, al estilo Bollywood, una mezcla ecléctica de música pop, slogans políticos, consumismo delirante, coreografías y telenovelas. Todo lo que aquí parece nuevo está instalado en alguna otra parte del mundo. Frases del tipo “no pasarán” ya no decoran solamente remeras del Che, su significado se ha perdido por completo. El antropólogo cultural Stuart Hall describe los efectos de la globalización (la distancias se acortan y los procesos globales se aceleran) como la “comprensión tiempo-espacio”. La conexión entre tiempo y espacio dentro de cada sistema de representación tiene un efecto sobre el cambio de posición y representación de identidades.
Aunque todos se encuentran en una misma sala, parece que cada uno está en otro lugar. O todo podría estar pasando sólo en sus cabezas. Estos diferentes mundos encierran a los personajes, los atrapan con sus estados de ansiedad, sus asociaciones de ideas y sus cargos de conciencia (¿Por qué nada malo me pasa si todo sale mal a mi alrededor?). Cada uno se ocupa de sí, eyectando pensamientos y acciones (¿Adónde lleva todo esto?). El tiempo se acelera o se detiene. Todos intentan desesperadamente destacarse de la multitud, escapar de su propia realidad e identidad cultural. Uno se apropia de contextos disímiles, de identidades e imágenes distintas, tan sólo para descubrir que el resto está haciendo lo mismo. Todos se conocían desde el principio...

Big in Bombay es producida por Constanza Macras / Dorky Park, Schaubühne am Lehniner Platz Berlin and Spielzeiteuropa - Berliner Festspiele. Es coproducida por Sophiensaele, Schauspielhaus Vienna y el Teatro Comunale Ferrara y cuenta con el apoyo de la Senatsverwaltung für Wissenschaft, Forschung und Kultur Berlin

  • Big in Bombay - Constanza Macras / Dorky ParkBig in Bombay - Constanza Macras / Dorky Park

Este espectáculo formó parte del evento: VI Festival Internacional de Buenos Aires





e-planning ad