Martes, 18 de Octubre de 2016

De Rafael Spregelburd

Un grupo de músicos cubanos pretende terminar su disco en un estudio de grabación en Buenos Aires. Pero tiempo y espacio son dos coordenadas muy poco agradecidas.

Spregelburd ha presentado este año ya dos muestras de su nuevo trabajo con LÚCIDO y ACASSUSO, que vuelven también al ruedo en el teatro Andamio 90.

En este caso, BLOQUEO vuelve sobre sus búsquedas formales más desopilantes y más extremas, y nos presenta una obra sin introducción ni desenlace que pueda ser leída como puro nudo. Una obra de danza, tal vez; pero construida de palabras. Y cuyo tema es la dialéctica.

Si en la dialéctica la tesis "dialoga" con su antítesis para arribar a una síntesis superadora de ambos términos iniciales y contrarios, entonces ésta es una obra sin dialéctica: un eterno movimiento de opuestos que no conduce a síntesis alguna, una intermitencia de elementos que -por no poder arribar a instancia superadora de ningún tipo- al no poder aparecer conjugados, sólo se alternan en el uso del espacio y de la praxis.

Un cóctel explosivo de delirio e ideología.

CHARO: ¿Problema técnico? ¿Del rack? ¿Qué tú sabes lo que es un problema técnico? ¿Qué tú crees, a ver, Cesarito? ¿Que no hemos pasado por problemas técnicos para salir de Cuba?
CÉSAR: Hay discordancias entre lo que se ve y lo que se escucha.
CHARO: Nosotros no hicimos las reglas de este mundo, Cesarito, gracias. Tú me dirás.
CÉSAR: Claro. Nosotros te vemos mover la boca, pero el sonido nos llega antes.
Pausa. La noticia es tristísima.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad