Viernes, 22 de Abril de 2016

De Eduardo Rovner

FINALES FELICES es el título (irónico, claro) del espectáculo que reúne estos dos trabajos que intentan tener una mirada con poesía y humor negro de diferentes historias.

EL POETA Y EL SEPULTURERO
Esta pieza cuenta el singular encuentro entre un sepulturero y un poeta que escribe las lápidas de las tumbas donde, justamente, el primero entierra a los muertos del pueblo donde viven. De esta manera se va desarrollando una historia entre los dos que, unida a las de los muertos, llega a un desenlace dramático. Trata, también, del ascenso y caída de aquellos personajes de pueblo que se transforman en ídolos.

VIEJAS ILUSIONES
Una madre de 120 años y una hija de 100 que quiere independizarse conducen a esta obra por el terreno de los deseos no cumplidos en el transcurso de toda una vida.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad