Viernes, 21 de Octubre de 2016

De Bernardo Cappa

Al enterarse de la proximidad de su muerte, un polaco decide llamar a un pintor para que haga su retrato junto a sus tres hijas, porque la fotografía no tiene aura dice él. Sus tres hijas llegan con sus maridos ( que deciden apostarse a los naipes la vajilla que alguno de ellos heredará cuando muera el viejo). Para recrear un vieja foto de cuando el polaco era niño todos deben disfrazarse. Las ínfulas del pintor, un español que ha decidido recorrer américa haciendo retratos, los conflictos de las parejas y la precaria salud del padre hacen casi imposible la concreción de la obra maestra sin embargo todos sostienen la forma y pareciera ser que es por algo más que la valiosa vajilla del polaco.

Este espectáculo formó parte del evento: Panorama en Work in Progress

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad