Miércoles, 19 de Octubre de 2016

Yacente en los estratos de un arenal de olvido, perdida en la leyenda de un ritual subterráneo Antígona equivoca la ruta y vuelve a nosotros a través de una vizcachera de 2.500 años de profundidad.
Ha de orientarse a expensas de un horror primigenio,de un espanto desnudo. Todo mudo y flotante, amorfo y continuo, crecedor en la noche vaginal corrosiva de algún antro difuso donde el monstruo se alumbra con un halo de crimen

Este espectáculo formó parte del evento: Panorama en Work in Progress

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad