Sábado, 22 de Octubre de 2016

De Chantal Thomas

“Una madre establece un imperio absoluto sobre su hijo. Un día de verano, tan caliente que uno se queda pegado en el asfalto, el hijo se refugia en un bar y se “hace desposar” por la mesera, una desesperada del amor. Eso la proyecta al seno de la pareja apaciblemente monstruosa que conforman madre e hijo. Éstos dos harán todo por exterminar a la intrusa. Entre la energía que la joven pone en sufrir y la abierta tiranía de la madre se crea una combinación perfecta, cruel, cómica.
Me fascina la increíble salud que puede hacernos permanecer durante años en situaciones humillantes y reclamando siempre más y mejor de lo mismo: es un goce hecho y derecho, que recuerda la manera en que los niños juegan con lo macabro, inventan en el sufrimiento. Salvo porque la parte de placer que hay en ello, la mayoría de las personas llegadas a la edad adulta no la reconocen. Toda la desdicha proviene de allí...”.

Chantal Thomas

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad