Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Walter Rosenzwit
Esta pieza propone una fuerte mirada sobre el ser contemporáneo. El viaje de Ulises que relata Homero en "La Odisea" parece servir de base para la construcción esta pieza de estructura singular: Rosenzwit planta a un hombre en una tierra desbastada, un hombre casi solo en un espacio extraño donde habitan otros personajes tan solos como él. Pareciera que a nadie le interesa la vida, pero asoman mujeres... Alejandro Mateo como director pone especial énfasis en las imágenes. Cada personaje tiene un planteo visual muy especial... Nadar en tierra es una experiencia muy inquietante con un fuerte planteo de cruce estético entre el teatro y la plástica.




e-planning ad