Martes, 30 de Agosto de 2016

De Romina Mazzadi Arro

Hijos de Roche

es hora de dejar, es hora de dejar de ir de un lado a otro, todo ojos y por todas partes, es hora de dejar...

INSOPORTABLE, se desarrolla a principios de los años 80, albores de la nueva democracia. El granero del mundo evidentemente se ha vaciado. En este marco una familia argentina, de valores defraudados y futuro incierto, transita una y otra vez los mismos pasillos para encontrar una puerta de salida que nunca resulta real. Cuerpos encerrados en su deseo de vivir. Lo que no se elige y se ama hasta la exageración. Hasta que llega la muerte y enciende lo insoportable.

Esta obra cuenta con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro, y fue ganadora de la Fiesta Provincial del Teatro de Rosario en 2007, la Fiesta Regional del Teatro de Paraná en 2008 y fue seleccionada por la Fiesta Nacional del Teatro de Formosa en 2008.

El grupo Hijos de Roche cuenta con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro.

Palabras de Romina Mazzadi Arro

"Escribí esta obra en 2007, dentro del Taller de dramaturgia de Javier Daulte, a través de una beca otorgada por el Instituto Nacional del Teatro. Daulte me indicó que trabajara a partir un material que yo había extractado de una charla muy absurda que había tenido con mi hermano, en formato de mensaje de texto, y a partir de sus indicaciones el absurdo fue cediendo a un marco mucho más "cotidiano".

Trabajé a partir de la historia de mi propia familia. Una familia de clase media -madre, padre, dos hijas- con valores defraudados, que lucha por sostenerse en su casa de paredes invisibles y de glorias pasadas. Tomé la historia de mi familia: los textos que dice el padre son cosas que ha dicho mi padre, del mismo modo que la madre es mi madre. Son todas situaciones reproducidas de momentos vividos por mi familia.

Ocurre en el 83, cuando gana Alfonsín, mi familia empieza a caer, hay un quiebre en la clase media en general.

En ese entonces, yo tenía diez años y transcribía libros que leía y también transcribía discusiones de mis padres. Esos cuadernos eran como diarios de lo que pasaba en mi casa. Mucho de eso está en la obra.

Los diálogos son conocidos, como los días. La faena familiar está regulada por la no comunicación a partir de una interminable suma de conversaciones. La ausencia de datos reales al extremo. Como si todos supiéramos de lo que se está hablando, mientras nada se dice. Nada nuevo, en verdad.

Los silencios llegan como órdenes, como vallados entre segmentos de palabras. La palabra que relata el silencio. No poder callar es una condición en ese sitio, insoportable, terriblemente luminoso e insoportable. Tragedia bio familiar. Los cuerpos atrapados en su deseo de morir. Lo que no se elige: la familia. Esa familia sosteniendo una situación en la que no creen. Un peso insoportable: el diario vivir.

Insoportable, el término de un largo día, es por definición una tragedia. La única partida real es la que muerte produce, llevándose a uno y vaciando al resto. A principios de 2007 mi padre murió. El final llegó solo... "

Este espectáculo formó parte del evento: Experimenta 9 Teatro
Este espectáculo formó parte del evento: Migraciones de sentido

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad