Lunes, 24 de Octubre de 2016

De Pablo Oliaro, Patricia Sánchez
Un policial negro de corte melancólico que combina recursos propios del género cinematográfico con las posibilidades del espacio escénico. La historia de unos seres intermediarios entre la sombra y la realidad que intentan asomarse por entre la maraña de estereotipos. Prisioneros del celuloide, sólo logran jugar al único juego que conocen: su destino.
¿Es posible resistir al encanto de las formas inmutables?
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad