Lunes, 24 de Octubre de 2016

De Walter Fuhrmann
Un mosaico de seres y situaciones patológicas que se cimientan en una estructura patética reflejada a través de los vínculos entre padres e hijos.
Una jaculatoria entrelaza siete diferentes cuadros que exhiben impresiones anómalas. Situaciones fijadas en una temporalidad inexistente en donde la saturación de regla/ mandatos inducen a la nulidad de las acciones y reacciones.
Los Actores dejan de serlo para dar paso al protagonismo del publico que intervienen en forma activa en parte de la obra, observar, leen, se manifiestan. La música como marco acompaña. Las luces combinan la atmósfera y se transforman en actantes como también los objetos que dejan de ser lo que parecen para resignificarse. La soledad, la angustia y lo inconcluso mutan en risa o ira, en molestia o complacencia, pero nunca en la indiferencia.

LAS PUTAS MADRES, el primer manifiesto de lo patético
, es la piedra fundante de una investigación en proceso llevada a cabo por Sosa / Fuhrmann sobre, lo por ellos denominado, “teatro de lo patético”. Poniendo a la vista y reflexión el patetismo que rodea e invade el actual contexto social en que vivimos.
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad