Lunes, 18 de Enero de 2016

De Roberto Tito Cossa
Grupo Teatral La Urdimbre

"Más que de seres por demás frustrados, No hay que llorar, trata de gente que es víctima de un individualismo exaltado. De esa pobre gente que vive destrozada por lo que pudo haber sido si hubiese tenido una mejor situación económica, destrozada por una sociedad que la empuja al empobrecimiento.
Es entonces cuando aparecen las pequeñas pasiones, las pequeñas miserias. Aparece el hombre llevado a sus necesidades primarias, con grandes fantasías puestas en los logros económicos. Y las soluciones tienen que venir de afuera, mágicamente, como en la lotería."
R.Cossa




e-planning ad