Miércoles, 26 de Octubre de 2016

De Roberto Romano
Una obra que habla acerca de la necesidad, y el derecho, de todo individuo de mantenerse y sentirse útil. Una reflexión que alcanza, por la profundidad de su tratamiento conceptual, la identidad de cada ser humano, inmerso en una sociedad que descarta y excluye a sus integrantes, cuando llegan a determinada edad, por considerarlos incapaces e improductivos.
Un médico es notificado de que debe dejar de trabajar en el hospital en el que ejerce desde hace 35 años porque le ha llegado el momento de jubilarse. En el cenit de su carrera, y de su vida, se siente dejado de lado por la misma sociedad que lo formó y a la que sirvió durante toda su carrera. Dispuesto a resistir se atrinchera junto al paciente que acaba de operar y a Clarita, su fiel enfermera, en un pequeño cuarto (la morguecita) del hospital resuelto a defender hasta las últimas consecuencias su sentido de justicia.
En situaciones extremas, los seres humanos nos vemos obligados a enfrentarnos con nuestras zonas más oscuras. ¿Cuál es el límite cuando defendemos una causa que significamos justa?

El autor, Roberto Romano, suma a su tarea de dramaturgo su condición de médico, y por lo tanto el tratamiento de la obra se halla cribado por el conocimiento profundo de una profesión ejercida por años en el ámbito hospitalario.

“Contar realidades expresivas y peculiares siempre es atractivo para cualquier director y si, además, cuenta con un lenguaje metafórico que diversifica la lectura del espectador, esa dramaturgia merece ser dada a conocer. Todos estos ingredientes creo que están presentes en "Te necesito vivo" y es por eso que me interesó dirigirla” Comenta Carlos Moreno
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad