Jueves, 03 de Noviembre de 2016

De Marcelo Bertuccio
Compañía Teatral NIUNA (Creación Colectiva)

Proyecto Espectacular de la Licenciatura en Actuación del Departamento de Artes Dramáticas del IUNA - Año 2006

Creación colectiva no es sólo "hacer una obra entre todos".

(La rueda de la desgracia es una creación colectiva.)

Una creación colectiva es el reflejo mimético de una comunidad.

En una comunidad no hay un hilo conductor, ni un solo sistema, ni conectores inmutables.

En una comunidad hay hibridez.

Hay talentosos-mediocres y mediocres-talentosos, creativos-llanos y llanos-creativos, valientes-cobardes y cobardes-valientes, inteligentes-estúpidos y estúpidos-inteligentes, buenos-malos y malos-buenos, y así, en una comunidad y en una creación colectiva.

Una creación colectiva no silencia la ignorancia, la hipocresía, la especulación. Las asimila, y de ese modo encuentra obligada y mansamente la sabiduría, la honestidad, la entrega. Por ejemplo.

Aceptar y defender esos conceptos dobles que nos diferencian de "el otro" a la vez que nos habitan contradictoriamente, es una de las tareas más difíciles de la creación colectiva. Y de una comunidad.

El producto generado por una creación colectiva no es de la misma especie dramatúrgica que un espectáculo de director, aunque ese director emplease un modo de trabajo colectivo, entendiendo que trabajo colectivo y creación colectiva no son sinónimos de ninguna manera.

Una creación colectiva no es un espectáculo sino un experimento, no sólo artístico sino también, y en gran medida, político. Como un pretendido (pretendido) modelo de comunidad tolerante en la práctica permanente y no sólo en el discurso progresista.

En una creación colectiva no se rechaza nada. Se acepta lo que se tiene, y se busca lo que no se tiene. Y se los combina. No es necesariamente bello lo que se obtiene, pero siempre es verdadero.

Una creación colectiva no es armoniosa ni plácida ni fácil de admitir. Porque es verdad.

La tolerancia de lo verdadero puede provocar violencia, paradójicamente, como un espejo invertido de la comunidad que habitamos y cimentamos.

La creación colectiva propone multiplicidad para que cada uno de nosotros pueda verse en ese espejo.

Es tarea de cada uno aceptar o no la incomodidad que esto genera.

De la tolerancia de cada uno.

De cada emisor y de cada receptor.


Este espectáculo formó parte del evento: VI Festival Internacional de Buenos Aires

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad