Lunes, 08 de Febrero de 2016

De Jorge Palant

En 1929 F. Werfel escribió su novela "Los cuarenta días del Musa Dagh".
El capítulo quinto de esa novela -"El interludio de los dioses"- es el que da pie a esta puesta, en la que Enver Pacha muestra lo más cruel de un ser humano, convencido de estar haciendo lo correcto.

No fue para Werfel un capítulo más: lo eligió y lo leyó durante una gira que realizó por Alemania en el año 1932. Los motivos parecen claros. El genocidio del pueblo armenio se concretó a partir 1915 durante la Primera Guerra Mundial. Luego, con el devenir de los años, se produciría en Alemania y durante la Segunda Guerra Mundial, el genocidio del pueblo judío.

Sabemos que Hitler, durante el congreso del partido nazi que se celebraba en Nuremberg en el 1938, sentenció...

"¿Quién se acuerda hoy del genocidio armenio?"

El texto de Werfel abre un espacio para la memoria, advierte y denuncia una lógica, que hace del crimen, planificado y masivo, la condición de una política de Estado.





e-planning ad