Viernes, 21 de Octubre de 2016

De Matias Villa
“El concepto de igualdad no existe para el autoritario. A sus ojos el mundo se compone de superiores e inferiores, de individuos que tienen poder y de otros que no lo tienen.” - Sea adicto a su superior, conságrese a su servicio, no piense, no sienta ni actúe. - Modélese a su imagen y semejanza - Apruebe todo lo que diga y haga - Fume los mismos cigarrillos - Anticípese a sus deseos. ¿ Alguna vez pensaste en matar a tu jefe? Luego del éxito durante el mes de Septiembre "La Máquina" sigue en funcionamiento. El capataz encargado del buen desarrollo de la producción es Matías Villa. El joven autor y director logra reflejar, con humor e ironía, las desventuras de un grupo de trabajadoras oprimidas bajo un autoritario régimen laboral. El escenario, una vieja fábrica del barrio de Almagro, es el marco ideal para que el espectador se sienta partícipe de la historia, sin dejar lugar a la distracción. Los personajes toman vida, gracias a las destacadas actuaciones de Karina Firbank, Nadina De Lellis, Pamela Rementería y Cecilia Kruchosky, egresadas del Conservatorio Nacional de Arte Dramático. Las actrices resaltan, con éxito, la esencia y características de cada uno de los roles. Hasta los sentidos de cada espectador están en juego: desde el olor a la grasa de la fábrica, al ruido del tren Sarmiento que pasa a escasos metros atrapan al público y lo transportan a un clima de trabajo. Los personajes al ingresar al trabajo introducen su mano en la maquina fichadora, acumulando marcas de un sistema, que anula -entre otras cosas- su identidad. El escenario es el de IMPA La Fabrica, la cooperativa mas grande de Buenos Aires donde se lamina y se funde aluminio. Se establece como Centro Cultural en Diciembre de 1999 a partir del Movimiento 501, cuando un grupo de jóvenes se unen para cumplir un objetivo político, evitar el sufragio del 99, a fin de recaudar fondos para contratar al tren que trasladó a 300 personas a 537 Km. de la capital, organizan una fiesta en dicha locación. Fue entonces cuando el Gerente y el Presidente de la cooperativa proponen a algunos integrantes del movimiento hacerse cargo de la Ciudad cultural. La Fabrica, condenada en 1998 por sus ex administradores al vaciamiento, y cerrada durante 6 meses sin luz, ni gas no solo vuelve a operar en el mercado (gracias a sus trabajadores), sino que crece en ella un corazón artístico.




e-planning ad