Martes, 01 de Noviembre de 2016

De Armando Discépolo
Relojero nos muestra una familia y dentro de ella, el encuentro y desencuentro generacional que se produce entre padres e hijos. Los adultos representan férreos valores, que son cuestionados por los jóvenes, ávidos de cambio; cambio que se hace inevitable con el paso del tiempo.

Generosidad mal entendida. Más generoso y más útil sería que un padre diese al hijo la suprema alegría de entenderle, la suprema alegría de no condenarlo a imitación. Porque se nace para algo más.”
Uno de los denominadores comunes de las obras de Armando Discépolo, es la exaltación de las contradicciones de sus protagonistas, quienes viven aferrados a un tiempo avasallado por el progreso.
El creador del grotesco maneja los hilos del drama de manera tal, que los personajes transitan del dolor más profundo, a la risa, a la emoción y al dolor otra vez, enmascarado detrás de una comicidad absurda
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad