Domingo, 06 de Noviembre de 2016

De Laura Ferrari
William Shakespeare debate el sentido de la vida, de la ambición, del amor y de la muerte, con una mirada muy diferente de sus obras: Macbeth, Ricardo III, Romeo y Julieta, Hamlet y Otelo.
¿Es un sueño la vida como varias veces pensamos, es tan frágil y efímera la materia con la que podemos contar nuestra existencia, que una vez enunciada se diluye y solo existe como parte de ese instante que llamamos memoria? ¿Podemos ser más allá de nuestra memoria?

Los sueños de Shakespeare: eclécticos, anacrónicos, brillantes y sorpresivos siguen conmoviéndonos aún en estos tiempos.
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad