Martes, 04 de Octubre de 2016

De Doug Wright

Yo Soy Mi Propia Mujer está basada en la vida de Charlotte von Mahlsdorf, un extravagante personaje de Berlín del Este, conocido por coleccionar relojes, fonógrafos y muebles antiguos de la época de Wilhelm II. Von Mahlsdorf salió airosa de dos de los más opresivos regímenes del siglo XX (los nazis y los comunistas); mientras se mostraba abiertamente travestido. Creó un museo en Berlín, que aún hoy sigue abierto, donde salvaguardó los objetos de arte y el mobiliario que rescató de los embates de la segunda guerra mundial. Por este aporte al patrimonio cultural germano fue distinguido con la Orden Alemana del mérito luego de la caída del muro. Sus años finales fueron muy controvertidos debido a las acusaciones de complicidad con los Stasi (policía secreta alemana). 
Explorando el conflicto sobre los sentimientos de Charlotte, Doug Wright produjo un dinámico y profundo trabajo que resultó un vívido retrato de la Alemania en la segunda parte del siglo XX, moralmente compleja.

COMENTARIO DEL DIRECTOR
Cae el muro de Berlin. Tal acontecimiento permite visitar abiertamente la Berlín oriental. Un americano descubre allí a un travesti, coleccionista de muebles y objetos de las últimas décadas del siglo XIX, que vivía en una enorme mansión de piedra convertida en museo y en su sótano había preservado el único cabaret Weimar que quedaba en la Alemania del este.
A su regreso a EE.UU. se lo comenta a Doug Wright, dramaturgo amigo suyo, y despierta su curiosidad. Wright viaja a Alemania y se encuentra con Charlotte von Mahlsdorf, la dueña de esos tesoros. A partir de ese primer contacto se inicia una relación entre ambos que los modificará profundamente.
Y así aparece un personaje insólito, excéntrico, apasionado, que se consideró a sí mismo un espíritu femenino atrapado en un cuerpo de hombre, cuya existencia se desarrollo bajo los regímenes Nazi y Comunista, conformado por la necesidad permanente de sobrevivir en un mundo inhóspito, cruel... Dueña de un gran encanto, su personalidad se nos revela en aspectos extremadamente contradictorios, dulce, reflexiva, inteligente y a la vez un animal salvaje, capaz de las mayores traiciones.
Esta particularísima obra narra definitivamente una historia de amor, nada convencional, y exige que ambos protagonistas sean actuados por el mismo intérprete, lo que le imprime una intensa teatralidad.
Agustín Alezzo

UN POCO DE HISTORIA
Yo Soy mi Propia Mujer se estrenó Off-Broadway en 2003 en el Teatro Playwrights Horizons y posteriormente en Broadway, desarrollada por el Tectonic Theater Project y recibiendo los premios Tony, Drama Desk, Pulitzer, Drama League, Lucille Lortel a la Mejor Obra de 2004; transformándose posteriormente en una de las obras más producidas y presentadas en todo el mundo. En Argentina se estrenó originalmente en 2007 en el Multiteatro protagonizada por Julio Chávez y dirigida por Agustín Alezzo y con el mismo equipo creativo a cargo de la puesta en la obra en esta temporada en el Paseo La Plaza.

Este espectáculo formó parte del evento: La reconstrucción del hecho

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad