Viernes, 22 de Enero de 2016

De Carolina Erlich
“La ciudad que nunca duerme”, un día se quedó dormida. Tuvo un sueño: se hizo mujer real y se enamoró de un hombre real. Esto pasó en el mundo de los vivos, y fue tan real, que él nunca más pudo volver a dormirse”




e-planning ad