Jueves, 20 de Octubre de 2016

De julio Luis Aguilar
Grupo de teatro A las patadas

Mi país ya no existe es
un espéctaculo donde se combinan, el teatro, la poesia y la danza.

Había una vez un país, donde lo imposible era posible. Los vigilantes repartían pan con manteca, los fusiles disparaban flores, los barrenderos (con trajes de astronautas) viajaban a las estrellas montados en sus escobillones y la mufa se acribillaba con versos. Los trenes abrazaban el horizonte abierto, azul y libre. Un día, los ojos rojos, los malos demonios y las manos descarnadas intentaron robarlo. Con torbellinos, oscuros rugidos y sirenas atroces, apagaron las canciones. Y ya no hubo metáfora. Las locomotoras se oxidaron y envejecieron, pero nunca abandonaron su traqueteo. Continuaron surcando llanuras, por el camino que conduce a un nuevo lugar. Dicen que allí se pueden usar, sin que a nadie moleste, zapatillas de colores diferentes...

En soledad, el viejo escritor busca un momento para revisar su libro de poemas. La lectura revive recuerdos e invita, una vez más, a que las imágenes lo invadan. Los personajes se cuelan entre las letras y deambulan, todos juntos, por el país que ya no existe.
Clasificaciones: Danza - Teatro, Teatro




e-planning ad