Jueves, 20 de Octubre de 2016

De Sergio Bizzio, Daniel Guebel
Misteriosa deidad que presiente con temor y esperanza el humano cuando el cielo levanta la frente y del mundo el porqué busca en vano ¿Por qué ataste, Señor, la materia a unas leyes sublimes, sin nombre y pusiste crueldad y miseria en el alma egoísta del hombre? ¿Con qué fin, como huérfano, solo, los has dejado sin norte ni guía, cual perplejo viajero en el polo que no encuentra en la nieve la vía?
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad