Sábado, 22 de Octubre de 2016

De Gerardo David Cristante
Un coro de cuatro rostros, una niña Toca un triangulo, se inicia el relato. Un afilador, un zapateo siniestro, una niña salta una cuerda, siete lenguas recortadas, una danza narcotizada y la transformación. Un cumpleaños de cartón y una niña corriendo hacia el infinito, avioncitos de papel que se hacen agua y una ronda de esperanza… y el espectador que atravesara un mundo de imágenes sonoras para develar el enigma de una canción que no callara jamás.
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad