Lunes, 25 de Enero de 2016

De Carmen Farías
Violeta Vaiolet ya no es “aquella” actriz trágica que conmovía a multitudes. No se resigna al olvido, y acepta un mísero papel representando a una espinaca. Personificando “noble vegetal” va exponiendo la realidad de su vida y el triste papel que la sociedad deja para los que ya no son jóvenes.




e-planning ad