Viernes, 04 de Noviembre de 2016

De Leonardo Echenique

Usando un instrumento filoso, Vivisección propone una exploración al interior del espíritu de un personaje que se parece demasiado a nosotros.

Breve, cruel, Vivisección incita a mirar hacia adentro con auténtica curiosidad, desde la comodidad de la platea. Pocas preguntas tal vez imposibles de contestar.

“…Un cuerpo; usted, yo, recibimos un haz de luz e inmediatamente la reflejamos, comenzamos a iluminar nosotros también. ¿Lo hacemos porque las ondas de luz fascinan nuestra materia de forma tal que vanidosamente deseamos imitarla o por el contrario, las partículas de luz nos golpean y castigan, y es esa violencia la que nos lleva a contestar con un similar e irracional ataque de partículas? ¿Qué nos mueve imitar la luz, la vanidad o la violencia? ¿Ondas o partículas? …Nuestra vanidad nos lleva a querer imitar todo lo que nos fascina, hasta convertirnos en simples marionetas de las cosas brillantes…”

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad