Miércoles, 27 de Enero de 2016

De Ignacio Martincic
El unipersonal muestra en forma irònica, impactante y humorìstica los distintos submundos auto marginados por su patetismo, por su carga de oscuridad y tragedia que en el desarrollo de la obra quedan expuestos en su perfil còmico.
El ritmo es vertiginoso, no deja respiro ni capacidad de reflexiòn, es como un impacto que no se ve venir, solo ocurre. La mùsica y las luces acompañan esta voràgine teatral durante una hora y 30 mins en los cuales el actor se transfigura, se deforma y se expone en distintos seres de su propia creaciòn.




e-planning ad