Domingo, 06 de Noviembre de 2016

De María Sol Portillo Arias

PUTO, ADICTO, CRIMINAL, POETA!

Autodestructivo prematuro, torcido hijo bastardo de la poesía, hedónico adicto, paranoico ambulante, maestro nihilista, bárbaro maricón, rockstar inaugural, irreverente analfabeto, excesivo, sufriente y peligroso.
"El gran enfermo, el gran criminal, el gran maldito y el sabio supremo " no es más que una bolsa de huesos que el mundo arrastra, muy a su pesar, a través de la historia para el éxtasis.
Más allá de su legado, queda el desierto y después del desierto no queda nada… nada más que la delectación del final.

COMPAÑÍA DEL TEATRO DE LA OBSCENIDAD

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad