Viernes, 15 de Enero de 2016

De Harold Pinter

Dos hombres esperan indicaciones de un tercero. Deben realizar alguna misión que desconocemos. Durante esa espera comienzan a suceder distintas cosas extrañas. Una comedia de amenaza. Un clásico contemporáneo.

El montaplatos de Pinter es un exponente de cierto teatro absurdista de los 60. No a la manera del absurdo de Ionesco, sino más bien más ligado al primer Beckett, a ciertos textos de Arrabal o a Las Paredes de Gambaro.





e-planning ad