Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Patricia Zangaro

“Hace diez años (1996) escribí Hic et nunc para un grupo de adolescentes de la escuela de Raúl Serrano -recuerda Patricia Zangaro a propósito de este nuevo montaje-. En ese momento resonaban los ecos del caso Carrasco, y el servicio militar obligatorio, aunque abolido, se había vuelto aterrador. La televisión vomitaba imágenes del genocidio en la ex-Yugoslavia. Niños armados, niños masacrados, niños explotados. Diez años después, no son mejores las noticias para los jóvenes. El escenario de la violencia, el abuso y la marginación se ha trasladado a cada esquina. Y el mundo de Hic et nunc, mal que me pese, continúa vigente. Acaso su título (Aquí y Ahora), que el latín no disimula, sea una premonición”.

Patricia Zangaro


Sobre la obra

En medio de una guerra imprecisa un soldado cumple 18 años. Para “celebrarlo” concurre al burdel mas próximo a su trinchera, en donde intimará con varias prostitutas, casi todas de su misma edad. En el encuentro con algunas de ellas, la ferocidad y violencia que caracterizan a Brian, el protagonista, y que le permitieron sobrevivir al horror de la masacre diaria, dará paso a su transformación en arquetipos de las grandes contiendas bélicas: un general despótico, el combatiente enamorado, él mismo como niño-soldado asustado ante la iniciación sexual, o un cronista de guerra. Por su parte, las muchachas, enfundadas en diminuta ropa interior, también ellas prototipos femeninos (una tímida stripper, la cantante en decadencia, esa novia que sueña con permanecer virgen para su amado, entre otras), correrán el velo de la seducción para revelar el dolor, la humillación y ausencia de futuro de su triste condición.

Este espectáculo cuenta con un subsidio de PROTEATRO, del Instituto Nacional del Teatro y Fondo Nacional de las Artes

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad