Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Elisabet Palamara

González es un reportero acosado por la rutina, dentro de un sistema represor encarnado en el Director de la redacción.
Un día es transferido desde el subsuelo a un séptimo piso junto a su compañera María, allí descubre un mundo que le estaba vedado.
Juntos emprenden un viaje hacia la libertad, no sin renuncias y conflictos.
Para ello González deberá realizar un último trabajo.
Los protagonistas deberán someterse a los mandatos del poder personificado en una mujer.
La Obra nace desde la idea de trabajar lo bueno y lo malo- Dios y el Diablo como disparadores. A partir de un intensivo y gratificante estudio, personal y grupal, desde diferentes fuentes que se relacionaran con el tema: libros, películas, revistas, debates entre los integrantes del grupo. Así fue naciendo la obra.

En ésta búsqueda nos encontramos con el cuento “REPORTAJE ENDIABLADO” de Roberto J. Payró, que terminó definiendo el nombre de la obra. Otro de los ejes narrativos está tomado de “La isla desierta” de Roberto Arlt. Textos de Vicente Zito Lemma, de Fausto de Goethe, “La intrusa” de Pedro Orgambide, de la película “El silencio de los inocentes”, de “Matriz”, de “El abogado del diablo”, de “Orlando”.

Todo ello fue material para trabajar y, en base a improvisaciones, se fue definiendo la puesta. Hay elementos del Absurdo, Partituras de movimientos(Técnica tomada desde la Antropología teatral), momentos de “distanciamiento brechtiano” donde se “rompe” la cuarta pared.

El resultado es una obra que juega con el absurdo del drama real y cotidiano, resultado en su puesta del estudio de diferentes estéticas por parte de la Directora, desde la investigación y la experimentación; en búsqueda de la estética personal y grupal.

SOLO LA PALABRA-EL CUERPO Y LOS SONIDOS PRODUCIDOS POR LOS ACTORES EN EL AQUÍ Y AHORA LLENAN CINCUENTA MINUTOS DE INCERTIDUMBRE Y DE PREGUNTAS, QUIZÁS SIN RESPONDER...

SINOPSIS
“EL HOMBRE GRIS”, González, perdió su inocencia, fue corrompido por un sistema macabro y represivo. Se transformó en un reportero que acata servilmente las órdenes del DIRECTOR, sufriendo humillaciones y maltratos, incapaz de reaccionar.
La inocencia y el deseo han ido extinguiéndose poco a poco a fuerza de rutina y de cansancio.
A su lado, María, su compañera. Ella es maestra, en su conciencia hay malestar y sabiduría, pero no puede luchar contra un sistema dominado por la ambición y el descreimiento en los valores. María intenta canalizar en González sus ansias de romper con la represión, no animándose por sí misma, intenta que se rebele él para así conseguir la libertad.
Sobre ellos, y con ellos, se encuentra la MUJER-PODER, quien se sabe poseedora de sus vidas y de su destino. Ella lo controla todo. Está tranquila en el trono que los hombres como especie le hemos construido.
Tan antigua como seductora solo morirá con el último ser en el final de los días...
Su principal aliado es el DIRECTOR, ridículo líder, como todo dictador. Se satisface impartiendo el temor entre sus empleados, sabiendo que es un eslabón más en una cadena antropófaga.
Pero el ser humano es complejo e impredecible. Cuando González y María son transferidos del subsuelo a un séptimo piso, sus sueños renacen. Escuchan las campanadas del reloj que retumban a sus oídos, marcando el tiempo que se va. Allí “descubren”un mundo que les está vedado.
Para liberarse GONZALEZ deberá realizar un último reportaje. Descenderá a los infiernos como el Dante, para encontrarse con dos seres que son parte de un TODO.
Allí comprenderá que las cosas ya no son como antes y que el destino del mundo está en manos de los hombres y dependerá de ellos cambiar su rumbo. EL HOMBRE GRIS DESPIERTA.

Este espectáculo formó parte del evento: Festival Tremolina (Segunda edición)

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad