Miércoles, 19 de Octubre de 2016

De Sebastián Irigo
Un espectáculo musical y coreográfico de ensueño

En algún lugar de la imaginación, en algún sueño, ellas viven; con suerte o fortuna podemos cruzarlas en algún momento eterno, mirarlas a los ojos y dejarnos ir en esa especie de locura que desatan tocando esa cuerda que se encuentra mucho antes de nuestras fantasías. Como espías en sus deseos nos sorprenderemos en lo que ellas quieren, en sus caprichos, sin importar el idioma.
Son dueñas, son divinidades completamente libres y desataran su juego del que seremos parte y testigos, nos regalaran la impunidad de ser afortunadamente auténticos desde lo invulnerable y sincero.
Nuestras ninfas nos raptan y nos liberan en su paraíso, en su psicodelia erótica, sentimos que nos llevan, que nos traen, que todo sube y sube en espiral, que ya no somos quienes somos sino aquello que sospechamos y nos eleva.
Disfrutan sin prejuicios ni tabúes, festejan éste trance, acariciando la tela que nos protege y cuida, son nuestros ángeles.
Y después de sentirse, de reconocerse en lo femenino, en lo terrenal, esa ninfa-mujer sangrará de plenitud y explotará el séquito de Ártemis llevado por el frenesí de un can-can. Así de repente y sin avisarnos nos devolverán a nuestro suelo, el hechizo se rompió. Ninfas es un viaje... personal, único y secreto.
Clasificaciones: Danza - Teatro, Musical




e-planning ad