Sábado, 05 de Noviembre de 2016

La pieza resultó de una creación colectiva a partir de improvisar algunos conflictos del texto "Esperando a Godot " -de Samuel Beckett-. Dos hombres fuera del espacio y el tiempo esperan no dejarse aplastar por el poder y las circunstancias que no dominan. En tanto el aparente desinterés y la postura de individuos que piensan libremente los fija en la impotencia de transformar algo muy a su pesar . Esa conciencia hace ridículo el pensamiento y más igniminosa la espera. La relación que entablan con las dos mujeres denota la especulación intelectual y moral que los ha llevado a la pérdida de la elocuencia de la palabra: la comunicación empalidece hasta que todo texto se convierte en una llanura yerma. Solo pueden hablar porque el habla ya no transforma ni comunica, solo sirve como trinchera para esconderse. Una definición muy genérica de los conflictos de la obra es la pérdida del sentido y una leve conciencia de las expectativas y esperanzas ya muertas que el humanismo abrigaba. Ya es algo normal esa desesperanza , ellos son normales, viven en la normalidad, esperan que algo pase que no saldrá de la normalidad.
Hasta aquí un esbozo del análisis ideológico de la obra , falta un dato o un rasgo, esta normalidad convierte la ridiculez en burla. Hay que reírse, es imperativo. La desgracia también es vital , se espera de ella la inmediata asimilación a una visión y postura positiva. Queremos salir , crecer , ser felices y la risa pretende suturar esa escisión, es necesaria para ocultar la enfermedad de los sanos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad