Miércoles, 19 de Octubre de 2016

De Jazmín Sequeira

(Córdoba)
En la actualidad, con la explosión de las nuevas tecnologías y los medios de comunicación, las modalidades de percepción han cambiado paradigmáticamente. Este nuevo escenario nos lleva a preguntarnos sobre los límites entre la realidad y la ficción; las identidades personales y colectivas; la relación entre lo público y lo privado, en un horizonte político


¿En un plató televisivo, tres mujeres actúan frente a la cámara. No sabemos quiénes son, sólo sabemos qué hacen: una interpreta un papel en una telenovela, otra conduce un programa de bricollage; y otra, reporta una nota en vivo, desde un barrio de Córdoba, para un noticiero. Los personajes tropiezan con pequeños conflictos que los llevan a preguntarse y esbozar hipótesis acerca de lo que quiere ver el público, sus necesidades a satisfacer y cómo conseguirlo. Luego, el plató será el escenario para que cuatro personajes nuevos protagonicen un reality show. Ahora, la audiencia será parte de un show de talentos televisado. A través de un sorteo, los espectadores tendrán la posibilidad de elegir, en vivo y en directo, aquél que quieren ver realizar su show. Sólo tres performers podrán ser elegidos por el público y, al término, uno quedará afuera. Cada personaje buscará mostrar lo mejor de sí para permanecer y, para ello, intentará conjurar una duda recurrente: ¿qué quiere el público?

Este espectáculo experimenta con una dramaturgia original y es el resultado de un proceso de investigación en torno a la problemática política dentro del teatro. Se buscó poner en crisis el concepto político del hecho teatral, focalizando en la problemática de los medios y modos de representación; es decir, de los procedimientos a través de los cuales el teatro construye discurso. Consideramos que el lugar político del teatro se encuentra entre la escena y el público, en el vínculo presente e inmediato del encuentro. De ahí que la producción escénica está dirigida a valorizar la intervención de la audiencia en el desarrollo del espectáculo, poniendo en cuestión la participación de cada uno en la producción del escenario social. En la actualidad, con la explosión de las nuevas tecnologías y los medios de comunicación, las formas de percibir el paisaje social han cambiado paradigmáticamente. Este salto lleva a preguntarnos acerca de los límites entre la realidad y la ficción; las identidades personales y colectivas; la relación entre lo público y lo privado, en un horizonte político. Este ha sido el desafío creativo y técnico de La Noche de los Extraviados. El eje de sentido del espectáculo opera a través de la articulación del discurso único del lenguaje audiovisual de la filmación en vivo con el discurso ambiguo y múltiple de la escena teatral. El espectáculo busca multiplicar las perspectivas, abrir la mirada a la diversidad de sentidos propuestos ante determinadas temáticas; una diversidad que hoy parece ocultarse bajo la propaganda homogeneizante de la mediática televisiva.

Este espectáculo formó parte del evento: Mesa de saldos
Este espectáculo formó parte del evento: Fiesta Provincial de Teatro Hector Grillo - Córdoba 2007
Este espectáculo formó parte del evento: Tecnoescena 08: Festival Internacional de Teatro, Arte y Tecnologia

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad