Sábado, 16 de Enero de 2016

De Alejandro Casona
Un lugar donde la corrupción abrupta de la sociedad aún no ha marcado sus huellas. La casa recibe la visita de una presencia muy extraña. La felicidad y el amor se ven amenazados por la Muerte. Los temores humanos más primitivos y las pulsiones de supervivencia y de autodestrucción están en juego. Vida y Muerte, dos caras de una misma moneda... no pueden existir la una sin la otra.




e-planning ad