Jueves, 21 de Enero de 2016

De Romina Mazzadi Arro, David Gastelú, Sofía Gonzalez, Carolina Hal
Grupo “Hijos de Roche”

La vida puede perderse en un segundo. En una milésima de tiempo, en un espacio que no contiene nada pero termina con todo. Cualquier reacción es invisible, cualquier protesta es absurda. El mundo se deja habitar de a ratos. Esta certeza retorcida y a la vez tan simple, es todo lo que el hombre recibe como indicativo. Los nombres de la muerte. Los mil nombres de la muerte: hambre, guerra, inercia, tristeza, peste, desamor, culpa. Y también inseguridad. El Fantasma toma la Sábana y ya tiene cuerpo “... La calle es sorda, si pides ayuda grita fuego”




e-planning ad