Domingo, 23 de Octubre de 2016

De Elio Gallipoli

Una versión argentina de la leyenda de Caín y Abel que reflexiona, mediante la metáfora, la parodia y el humor, acerca de la realidad sociopolítica nacional. Los orígenes de nuestra patria, y las ideologías con las que fue creada, son traídos a escena como parte de una búsqueda por entender lo que constituye a los argentinos hoy.

Caín y Abel en el paraíso junto a una madre controladora. La reina Isabel La Católica como una mirada omnipresente que supervisa toda la acción. Alberdi y la Plaza de Mayo. El útero materno como representación de los lazos difíciles de romper. La traición entre hermanos.

Alberto Grätzer eligió ubicar la acción en un círculo, espacio sin salida por excelencia, que da cuenta de la repetición, quizás con mínimas variantes, de los mismos comportamientos a lo largo de la historia. Una tela cubre la escena, contaminando y manipulando toda acción que se desarrolle en ella.

“¿Cómo pasar de Caín y Abel (no demasiado bíblicos) en el paraíso junto a una madre manejadora, a nuestra realidad sociopolítica hablando de Alberdi como ideólogo de nuestra patria? Hermoso desafío el que me ofrece Gallipoli como director. ¿Qué elemento me interesó? El cordón umbilical, al cual ambos están unidos. Ambos se reencuentran y toman una postura ideológica definitivamente enfrentada, típica actitud de nosotros, los hermanos argentinos” comenta el director Alberto Grätzer

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad