Jueves, 21 de Enero de 2016

Cobijado en una cuidada selección de canciones, surge este espectáculo a partir de la cual se crea una estructura abierta e inconclusa que sirve para disparar afectos y secuencias vivenciales, que permite a cada espectador identificarse y reconocerse en ellas.

Con una óptica femenina, la protagonista refleja en los espectadores, como un espejo, la vida, sus vidas, nuestras vidas. Reflexiones sobre la infancia y adolescencia, el compromiso social, los amores, sobre todos los ocultos, la relación con los padres, los desaparecidos, se van entretejiendo con canciones de todas las épocas.

Imperdible para aquellos que disfrutan de la buena música, pero que buscan además un espacio donde reencontrarse con uno mismo





e-planning ad