Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Martín Giner
Por el grupo tucumano Calavera Teatro y el Teátrico Suburbano

(Circo de fenomenos)


Los “Freak show” o circos de fenómenos fueron muy populares en Europa y el norte de América a fines del siglo XIX. Eran circos que, en lugar de tener payasos o equilibristas, exhibían a mujeres barbudas, hermanos siameses, animales deformes y cualquier otra cosa que pudiera despertar la curiosidad del espectador.
La comedia se desarrolla en uno de estos circos de fenómenos: Una familia ha padecido durante generaciones una maldición. Los varones, al enamorarse, creen tener superpoderes y mueren tratando de detener un tren, intentando hablar con lobos, pensando que pueden volar.
La pieza comienza cuando el dueño de uno de estos freak show ha encontrado al último descendiente varón de esta familia y planea hacer que se enamore en escena para que el público disfrute de la maldición y descubra, de que forma inverosímil morirá el protagonista.
El humor es un elemento fundamental en la obra, y los gags y chistes están presentes todo el tiempo en esta pieza que pasea al espectador por diferentes épocas, creando los diferentes espacios de forma casi mágica.
El objetivo del autor en esta pieza es contar una historia, con costados absurdos e inverosímiles, que el espectador pueda disfrutar como si le estuvieran contando un cuento, dejándose guiar a través de la trama y permiténdose creer lo que parece increíble.




e-planning ad