Martes, 25 de Octubre de 2016

De Amaya Lainez Le Déan, Matías Reynoso
La ascensorista de la Torre Eiffel... o la extrañeza gravitacional de los sentidos en ascenso y descenso constante, a través de una alienada “azafata” parisina. Las reglas se extinguen dando paso a sentimientos insólitos, en la trama angustiosa de un encierro servil. Lo gravitacional como estigma y el extrañamiento circular de un espacio enceguecido de valores románticos, en movimiento contínuo.

Este espectáculo formó parte del espectáculo: … Sucesiones. Dos historias sin fuga

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad