Sábado, 05 de Noviembre de 2016

De sandra russo
Sandra Russo coloca un espejo delante de las confesiones más íntimas de las mujeres ‑las que se hacen sólo a las amigas, entre la indignación y el desahogo‑ y provocará risas cómplices entre todas las que se reconozcan. Esta comedia cuenta las quejas de mujeres que se dirigen a otras mujeres. La frase que le da título es una de esas que asoman por el teléfono cuando nos llama una amiga para contarnos cómo le fue con un tipo o su última pelea con el marido.
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad