Viernes, 15 de Enero de 2016

De Gustavo Palacios
¿Una absurda manera de quererse o una ridícula manera de odiarse?
Se aman, se pelean, se sienten, se olfatean, se arrastran, se buscan, se pierden, se encuentran, se unen, se separan, se besan, se consumen, se atornillan, se presienten, se lamentan, se necesitan, se escuchan, se gritan, se ladran, se chupan, se absorben, van y vienen, van y van, vienen y vienen, cantan y lloran... Piensan, reflexionan...
“Lamentablemente los amantes están dementes” es una historia alocada con tiempos dispersos, muy divertida, pero por sobre todas las cosas para reflexionar...





e-planning ad