Viernes, 22 de Enero de 2016

De Ricardo Ibarra
Propuesta teatral que lleva al espectador a reflexionar sobre el pasado y el presente, sobre como somos, como actuamos, como nos vemos ante una mirada crítica a nuestro espejo interior, único medio capaz de reflejar los sentimientos más ocultos. Esta comedia dramática es una constante generadora de sensaciones y emociones, donde el espectador es transportado a situaciones que lo hacen recrear historias de vida propias. El encuentro de dos hermanos después de veinte años es la excusa perfecta para disfrutar de un espectáculo que continuamente despierta sobre el escenario acciones imprevistas.




e-planning ad