Viernes, 21 de Octubre de 2016

Cuando surgió la intención de hacer esta obra, decidimos que el tema sobre el cual trabajaríamos sería el de las relaciones humanas y dentro de ellas, las relaciones de pareja. Sabíamos que este tema se adentraba en los senderos del deseo y del amor y lo primero que nos preguntamos es ¿cómo soñaron los hombres y mujeres de las distintas épocas? La historia nos ofrecía demasiados ángulos, entonces elegimos una línea de manera un tanto caprichosa: La poesía trovadoresca, la novela, el radioteatro, el cine, la telenovela para culminar finalmente con el teatro propiamente dicho, ya que es el medio que elegimos para expresarnos, en esta oportunidad. Encontramos que las obras creadas por distintos artistas, tenían como fin mostrar el lado sublime del amor. Ese lado sublime es el que nos hace soñar, desear y enamorarnos. Luego, la realidad. Esa realidad decidimos atravesarla con humor, sacándole dramatismo, pero sin negarla. Con ambas vertientes logramos un texto que es una mezcla de melancolía y humor. Lo que soñamos contra lo que logramos. Y, en definitiva, ambas vertientes forman parte de una misma totalidad. Ya que no habría deseos de pareja sin sueños de amor, y tampoco sueños sin la posibilidad de una pareja real. La utopía del amor creado mueve al hombre hacia adelante tratando de lograr en sus diferentes parejas el ideal del amor, y aunque no siempre lo consigue, esos ejemplos, ya casi sagrados, le mantienen viva la ilusión, el deseo y la voluntad de lucha puesta hacia el encuentro. Quien haya perdido esa capacidad de lucha, podrá encontrar en esta obra, algunas de las palabras olvidadas evocadas por un par de marionetas, que traerán consigo la sutileza de los grandes autores y quién todavía sostenga ese desafío de luchar por una pareja de carne y hueso, podrá reírse de todas las vicisitudes que trae la comunicación en el plano más terrenal. Venta anticipada por teléfono $5 (4862-5439)




e-planning ad