Jueves, 20 de Octubre de 2016

De Laura Fernández, Jazmín Moldovan

Los Gobet son cinco
Los Gobet eran cinco?
Una familia y un casi mágico anuncio.
La obligación de despedirse.
Y si la obligación se transforma en necesidad?
Y si la necesidad se estira hasta siempre-hasta cuando?
Cuando se termina la necesidad?
Cuando se termina la despedida?
Porque de algo nos despediamos no?; De algo o de alguien nos despediamos!
Siempre hay dos historias: la pretendida, y esa que estuvo buscandose en los parlamentos, en las acciones, en la escenografía y la música, y la otra, la que se forma con la necedad de los que se obstinan en ser parte del hecho teatral función a función.
Como el teatro no quiere ser una mera excusa para contar una historia se impone por sobre lo que no atienda al requisito. .
En Hay una que sonreíamos todos intentamos -ya demasiado conscientes como para pretender desentendernos- trabajar con la tiranía teatral en lugar de querer asfixiar torpemente sus caprichos. Porque lo que tiene que ocurrir esta por delante de la voluntad del orden.


Clasificaciones: Teatro




e-planning ad