Jueves, 20 de Octubre de 2016

De Sol Lebenfisz, Deby Wachtel

TATAMI TEATRO presenta SIESTA...

Inspirada en los poemas de Adelia Prado

“Me pone tan simple, tan íntima, tan a flor de piel el amor”

En una tarde calurosa en un pueblo de Brasil, ella gira alrededor de sí misma, dentro de un vestido blanco que lleva puesto.
Ella no lo sabe, pero el obstáculo que le impide viajar es un frágil hilo, en un punto, en una máquina de coser.

Breve concepto sobre la puesta en escena

Una mujer anónima, se expone en su intimidad de ama de casa, en las adormecidas y silenciosas horas de la siesta. La pieza aparece ante nosotros como un rito solitario, suave, acaso doloroso; sin embargo nunca trágico. Siesta nos conduce a espiar la escena privada de una mujer cualquiera que, aún confinada –literalmente ligada a una existencia anodina-, encuentra belleza en los pequeños componentes de su mundo, se interna en juegos imposibles, se formula preguntas incómodas, a veces indecibles. Como se encuentra fatalmente unida a su mundo, su enorme vestido se halla unido tan sólo por un punto a la máquina de coser, el “viaje” que emprende la protagonista no puede sino ser alrededor de sí misma.
Siesta se concibe en un espacio escénico dispuesto a la altura del espectador, de modo de reforzar en éste la sensación de estar irrumpiendo en un ambiente privado. Al ingresar el público en la sala, la protagonista se encuentra cosiendo en su máquina, mientras conversa distraída sola.
El texto poético en Siesta se torna orgánico y accesible, circunstancia que enfatiza el hecho de que sea puesta en boca de una mujer sencilla y desmesurada en su impulso vital. Toda la obra exhala el halo del calor y la frescura tropical.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad