Jueves, 14 de Enero de 2016

De Federico Gurisatti
“El dos en el uno” parte de una historia de encuentros y desencuentros entre sus protagonistas, la Cantante (cantante lírica) y el Bailarín (acróbata y bailarín), que circulan a través de la realidad cotidiana.
La obra explora sus mundos internos que se ven reflejados en la Intuición, los Pensamientos y las Bisagras (un cantante lírico, tres artistas marciales y dos músicos respectivamente) mostrando la relación entre estos aspectos mentales y como influyen sobre los vínculos, estados anímicos, comportamiento y sentimientos de los protagonistas, subrayando el conflicto entre la intuición y los pensamientos. El dialogo de la obra transcurre dentro del mundo interno de los personajes, pero en la realidad cotidiana estos no hablan, sino que se expresan a través del movimiento. El mundo cotidiano permanece en silencio y lo que escuchamos son sus sueños, sus anhelos, su dolor. La música actúa como la bisagra que comunica el mundo cotidiano con el mundo interior, los pensamientos se muestran dinámicos, fuertes, repetitivos y dispuestos a la lucha, la Intuicion se muestra como un aspecto espiritual, en quietud, siempre atenta, y su fuerza radica en su voz.
La cantante y el bailarín se muestran vanidosos y distantes. En el desarrollo de la obra comienzan a descubrir su necesidad de afecto.
Los protagonistas lidian durante toda la obra con la dualidad entre el mundo interno y cotidiano, entre la necesidad y los pensamientos, entre el deseo y el anhelo.
El conflicto finaliza cuando descubren que son uno a pesar de creerse separados




e-planning ad