Jueves, 20 de Octubre de 2016

De William Shakespeare
Según Andrés Bazzalo, Sueño de Una noche de Verano (1594), “fue escrita para una noche de festejo: las segundas nupcias de la madre del Conde de Southampton, que fue durante un tiempo su mecenas. La obra, sensual y llena de equívocos, se representó en el palacio para los novios e invitados. Una historia que transcurre en la noche de San Juan, noche de brujas, de hechizos, de duendes y hadas . Desde muy antiguo el solsticio de verano era considerado mágico. La noche más corta y más intensa. Una noche donde todo puede suceder. Fue necesario ponerle un nombre de santo cristiano (San Juan el Bautista – 24 de junio) a esa fiesta pagana (21 de junio) para tratar de adecentarla. En épocas de Shakespeare la creencia en esos mundos fantásticos era absoluta”.
“La intención de esta versión es la de dar mi interpretación de esta preciosa historia. He tratado de ofrecer una obra tan divertida y gozosa como yo imagino fue en origen. Una versión popular que, sin embargo, no olvide, pese a que he dejado de lado el verso y simplificado el lenguaje, la belleza de su palabra”.
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad